24/06/2020

Es decir, en menores proporciones en las reuniones de agosto en adelante

En la reunión que llevó a Selic al 2,25% anual, al nivel más bajo de la historia, Copom dejó el mensaje de que está a punto de terminar el ciclo de corte, pero no dio su tarea por cerrada, según los participantes del mercado. La expectativa ahora es que los ajustes sean residuales, es decir, en menor proporción en las reuniones que comienzan en agosto.

La reducción de las proyecciones de inflación del Copom en 2021 dejó la puerta abierta para un nuevo recorte de la tasa base en la próxima reunión, en 0,50 puntos porcentuales, según Daniel Weeks, economista jefe de Garde Asset Management.

«Hay un discurso conservador del Banco Central, pero dejó la puerta abierta si se necesitan futuros recortes. Lo que hace que deje la puerta abierta son las proyecciones de inflación, que siguen bajando», dijo Weeks, señalando que la estimación anterior era del 3,4% y pasó al 3,2%, por debajo del objetivo.

Weeks dijo que la proyección de Garde es de un recorte de 0,50 puntos en la próxima reunión y luego otros 0,25 puntos, llegando a Selic al 1,5% anual. A pesar de las señales a través de la inflación, Weeks reflexiona que el escenario es de incertidumbre, y el Copom indica que es necesario esperar los efectos sobre el Producto Interno Bruto (PIB) de las medidas para estimular la economía.

El economista jefe del Banco Haitong de Brasil, Flávio Serrano, destaca el hecho de que el Copom ha mencionado que un eventual ajuste futuro en el grado actual de estímulo monetario será residual, y que el colegiado ve la asimetría de los riesgos al alza.

«Copom» señala que estamos muy cerca del final. Por supuesto, hay muchas incertidumbres. Por un lado, la extensión de la pandemia podría generar una nueva caída de la demanda, lo que generaría la necesidad de mayores recortes. Por otra parte, los estímulos ya aplicados y el peor panorama fiscal generan una asimetría en el balance de riesgos hacia arriba. Si es necesario, el Banco Central cortará más, pero si lo hace, será muy gradual», dice el profesional. «Si nada cambia radicalmente para la próxima decisión, la expectativa está entre el mantenimiento y una ligera caída de 0,25 puntos porcentuales».

No hay ningún argumento consistente para que el Copom mantenga la tasa de Selic al nivel actual de 2,25%. Esta es la lectura del economista jefe de Fator, José Francisco de Lima Gonçalves, que espera dos recortes más de 0,25 puntos en la tasa de Selic, lo que llevaría la tasa al 1,75%.

«El único punto que la declaración plantea como un riesgo para la continuidad del recorte de los tipos de interés es el impuesto, una variable que podría elevar los tipos de interés estructurales», explica. «Pero mientras la inflación siga bajando, significa que los tipos de interés siguen estando lejos de ese nivel estructural y que, por lo tanto, hay mucho espacio para recortar el Selic de nuevo».

Al dejar el mensaje de que puede adoptar los recortes residuales de Selic, Copom ha dado un paso más de lo esperado, según Fabiano Godoi, socio fundador de Kairós Capital. Para el gerente, sin saber si el estímulo fiscal dado hasta ahora para rescatar a las empresas y familias se limitará a 2020, estaría justificado cerrar el ciclo en la reunión de este miércoles.

«No esperaba que el Banco Central cerrara la puerta completamente, sino que se satisficiera con el grado de estímulo dado hasta ahora. Sin embargo, la sensación del comunicado es que aún no han cerrado el ciclo».

«Dejaron la puerta entreabierta, es decir, no advirtieron que el ciclo de corte había terminado, pero dejaron la barra más alta para los ajustes», dice Mauricio Oreng, economista de Santander Brasil. Para él, las señales del Banco Central son una parada para observar los efectos de la pandemia y cómo se desarrollará la economía.

«La impresión que da la declaración es que Copom quiere dejar de recortar los tipos de interés, pero no es cuestión de ver un alto tan pronto. Es un escenario que indica el final del ciclo, pero todavía está lejos de cuando ese ciclo comienza a invertirse. Es algo que está fuera del radar», dice Camila Faria Lima, economista jefe de Canvas.

El economista jefe de JGP, Fernando Rocha, dice que entiende que el Banco Central está siguiendo su modelo de metas de inflación, pero que Copom ha estado actuando mecánicamente, recortando los intereses porque las proyecciones para el IPCA siguen siendo bajas.

Pero la deflación observada recientemente es el efecto del aumento de las existencias de bienes duraderos como la electrónica y los muebles, con empresas que venden a cualquier precio para aumentar el capital de explotación. Cuando tengan que reconstruir los inventarios, tendrán como referencia un tipo de cambio más alto.

«La inflación es una brújula, pero no se puede confiar ciegamente en ella en un período tan atípico. No me tomaría las proyecciones de inflación literalmente».

Autor: Por Adriana Cotias, Lucas Hirata, Marcelle Gutierrez e Lucinda Pinto FONTE: Valor Investe